” Si piensas como yo dame tu  mano, Subamos hasta el filo de los sueños, Luchando por evitarlo. Hermano Ladra,Luego cabalgamos”

Hace dos años cuando empezamos la amistad con Diego no me imaginé que llegaría un día en el que ,gracias a él, conoceríamos a la agrupación de Antonio Martínez Ares y tuviéramos el gran privilegio de realizarles el reportaje de fotos durante su preparación el primer día que actuaban en el Gran teatro Falla.

Lo que empezó como un reportaje por placer, el que hicimos el año pasado a la comparsa La Eternidad, en el Auditorio Riberas del Guadaíra, en Alcalá de Guadaíra, Sevilla, y que encantó a su director Rafa Velázquez, ha terminado de una forma maravillosa.

Rafa se puso en contacto con nosotros para que los acompañáramos en los preparativos en el local mientras se maquillaban y vestían antes de salir al Falla para actuar en las preliminares del concurso de Carnavales de Cádiz.

Desde que llegamos al local donde se preparaban para su gran noche nos invadió un sentimiento de ilusión, felicidad, risas y complicidad. Esta agrupación son más que compañeros, son amigos, y entre ellos se desprende un buen rollo que es normal que transmitan tanta pasión al cantar, es que son únicos.

Íbamos haciendo fotos a cada detalle del tipo, que era impresionante, todo el atrezzo, gorros, panderetas, pitos, manto,rosas, cadenas…Fueron momentos intensos porque se tenían que ir probando el vestuario mientras se los terminaban de arreglar, a la vez que se preparaban el maquillaje en 3d, que era algo increíble.

Se acercaba la hora  de ir preparándose, afinar las guitarras y probarlas, ensayar un poco las letras. Vivimos unos momentos muy emotivos cuando fueron llegando los familiares de los integrantes de la comparsa, las mujeres, madres, hermanos e hijos para darles ánimos desearles suerte y acompañarlos en esos últimos instantes.

Ya quedaba menos para salir dirección al Teatro y el director pidió estar a solas con su grupo para dedicarles unas palabras. Al salir del local había gente esperándolos para seguirlos hasta el Gran Teatro. Fue un pasacalles especial, dieron la vuelta al Falla mientras no dejaban de hacer música. tengo que reconocer que la piel se me iba erizando.

Ya entramos en el Teatro y los nervios iban aflorando, estaban deseando cantar y nosotros escucharlos. Algo que nos conmovió fue cuando pasamos al camerino grande y nos deleitaron con la presentación y pasodobles, nos quedamos sin palabras. Personalmente no había vivido algo así nunca, la piel se erizó completamente y las lágrimas asomaron poco a coco. Fue un momento que nunca olvidaré.

Era su turno, mi compasa actuaba en las tablas del Falla y yo los iba a ver desde bambalinas, algo que nunca pude imaginar. Allí, junto a Antonio Martínez Ares íbamos emocionándonos con su espectacular actuación. Simplemente no tengo palabras para describir lo que sentí.

Una vez que terminaron nos volvimos al local con ellos, estaban contentos y emocionados. Nos dieron las gracias por nuestros trabajo, sin duda alguna, el más especial que hemos realizado. Solo me queda desearles suerte para los siguientes pases del concurso y espero volver a vernos pronto.

Gracias por todo. A a ti mi compañero de vida, millones de gracias, sin ti no hubiera sido posible.