“Te besaré, como nadie en este mundo te besó. Te amaré con el cuerpo, con la mente, con la piel y el corazón…”

Con estas románticas palabras de una de las canciones del artista de Alejandro Sanz se puede resumir el amor que los recién casados, Marta y Toni, han derrochado el día de su Boda. No tengo palabras para describir lo vivido en su enlace, en el que brillaron las emociones, las risas, el amor y, por supuesto, la diversión.

Al llegar a casa del novio estaba nervioso, todo hay que decirlo, pero sin perder su sonrisa. Sus familiares y amigos iban ayudándolo a prepararlo y, con un elegante traje de chaquet, muy guapo, listo para impresionar a todo el mundo.

Cuando llegamos a la habitación del Hotel Abades, Benacazón, Sevilla, donde se vestía la novia todo estaba listo. Su precioso traje colgado, Marta peinada y maquillada, ya preciosa, gracias a las manos de su estilista Carmen de Isaías Peluqueros, y sus damas de honor iban llegando para acompañarla en este momento tan bonito. Al verla con su vestido puesto me quedé paralizada, estaba radiante, espectacular, la felicidad le radiaba por los ojos y cada foto que le hacía más me cautivaba. Las imágenes más emotivas fueron las que se hizo junto a sus padres, su hermana, sus hijas que estaban guapísimas y sus amigas.

Ya llegó el momento de la ceremonia,  el novio, emocionado, esperaba a la novia en el altar y con un beso la recibió para ser ya, a partir de este día, marido y mujer, para toda la vida. Durante el acto, no faltaron las risas, pero sobre todo las lágrimas, de felicidad y emoción al escuchar las palabras tan hermosas que les dedicaban sus familiares y amigos. Con unas miradas cómplices se intercambiaron las alianzas, y con mucho amor realizaron el ritual de los lazos, con la ayuda de sus familiares, mientras su hija mayor, Carla, leía unas bonitas palabras. Al terminar la ceremonia los recién casados quisieron tener un detalle con su hija y la jovencita se rompió en lágrimas mientras su madre le colocaba una pulsera con el símbolo del infinito, muestra del profundo amor que sienten por ella.

Con los novios más relajados, realizamos las fotos por los preciosos jardines que posee el Hotel Abades. Así da gusto trabajar, unos novios enamorados, simpáticos, colaboradores con mi trabajo, en fin que me quedo sin palabras para contar lo que me ha gustado hacer esta Boda.

Las emociones continuaron, cuando llegamos a la recepción y algunos componentes de la Comparsa de Martínez Ares les dedicaron unos pasodobles a los novios. Regalo que, con mucho mimo e ilusión había preparado la novia. Y ya llegó el momento de la diversión, las risas, el cachondeo y los novios no dejaron de disfrutar junto  a los suyos.

Solo me queda deciros muchas gracias por haber confiado en mi para inmortalizar vuestra preciosa Boda, un orgullo para mi haber tenido la suerte de vivir un enlace tan mágico y especial. nos vemos para la Postboda!!!